El diseño y fabricación de los EPIs está regulado por el reglamento 2016/425 del Parlamento Europeo y del Consejo del 9 marzo de 2016 y con aplicación desde el 21 de marzo de 2018.

En este sentido, se diferencian un total de tres categorías de EPIs según el grado de riesgo y necesidad de protección, así como se establece una legislación relativa a la elección y utilización de EPIs.

Categorías de EPIs

Categoría I

  • Lesiones mecánicas superficiales.
  • Contacto con productos y materiales de limpieza de acción débil o contacto prolongado con agua.
  • Contacto con superficies con temperaturas no superiores a 50°C.
  • Lesiones oculares causadas por la luz solar (salvo durante la observación del sol.
  • Daños oculares por la luz solar (menos aquellas lesiones provocadas por la observación del sol).
  • Condiciones atmosféricas (excepto las que comprendan peligros por naturaleza extrema).

 

Categoría II

  • Riesgos y circunstancias no incluídos en la categoría I o III.

 

Categoría III

  • Productos, sustancias y mezclas nocivas para la salud de las personas.
  • Trabajo en atmósferas con falta de oxígeno.
  • Agentes biológicos perjudiciales.
  • Radiaciones ionizantes.
  • Sonidos y ruidos dañinos.
  • Trabajos en ambientes con altas temperaturas cuyos efectos sean comparables a los de una temperatura del aire de al menos 100°C.
  • Trabajos en ambientes con bajas temperaturas cuyos efectos sean comparables a los de una temperatura del aire de -50°C o menos.
  • Riesgos de caídas de altura.
  • Peligro de descargas eléctricas y trabajos en tensión.
  • Ahogamiento.
  • Cortes realizados por sierras de cadena accionadas a mano.
  • Chorros con una alta presión.
  • Heridas de bala o de arma blanca.

EPIs normativa de elección y utilización
La legislación relativa a la elección y el empleo de los equipos de protección individual está regida por el Real Decreto 773/1997 del 30 de mayo.

EPIs normativa | Obligaciones de seguridad laboral por parte de la empresa

La empresa debe:
– Indicar qué puestos de trabajo deben emplear EPIs, qué partes del cuerpo proteger y con qué tipo de EPI hacerlo.
– Entregar los EPIs gratis a las personas trabajadoras.
– Asegurarse de que el uso de los EPIs se realiza conforme a la normativa.
– Realizar el mantenimiento de los EPIs conforme a la normativa.

Las condiciones de los equipos de protección individual deben ser las óptimas para una protección más eficaz frente al riesgo laboral al que respondan.

En este sentido, para escoger según normativa EPIs cuál es el más adecuado, es precisa una evaluación previa de los riesgos, definición de las características de los equipos de protección individual, así como comparar los equipos proporcionados por las diferentes empresas de EPIs del sector.

Por su lado, los trabajadores deben:
– Emplear y cuidar de manera adecuada los equipos de protección individual.
– Guardar en el lugar indicado los EPIs tras su uso.
– Informar a su responsable ante cualquier defecto, daño o anomalía en los equipos de protección individual empleados.

La ley determina que cualquier tipo de empresa, y sea cual sea el sector, debe proporcionar a sus trabajadores la protección necesaria. La protección colectiva siempre prevalece frente a...

Se considera un equipo de protección individual cualquier equipo llevado por el trabajador con el fin de protegerlo frente a riesgos laborales. En el Real Decreto 773/1997, se establecen...

Qué es un riesgo laboral Se consideran riesgos laborales a aquellas situaciones o condiciones que posibilitan que una persona trabajadora pueda padecer accidente laboral o una enfermedad fruto del...

Descárgate nuestro catálogo

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web

Aceptar Leer más