Qué son los EPIs de categoría III

Las categorías de los equipos de protección individual o EPIs se corresponden con la clasificación estipulada por el artículo 7 del RD 1407/1992.

Tres categorías diferenciadas según el nivel de riesgo de cada una. En este sentido, cuanto mayor es la categoría, mayor será el riesgo.

Por ejemplo, en la primera categoría encontraríamos los EPIs destinados a la protección frente a riesgos leves y graduales, la segunda está orientada a riesgos más importantes, mientras que los EPIs de categoría III tienen como objetivo la protección frente a riesgos mortales, así como a aquellos que dañan a la persona trabajadora de una manera irreversible.

De esta manera, estos riesgos están determinados por la ley para que cada EPI fabricado tenga estipulada su categoría.

EPIs de categoría III

Se tratan de los equipos de protección individual más complejos. Los EPIs de categoría III sirven para la protección del usuario de un peligro mortal o riesgo grave e irreversible de daño.

  • Estos serían algunos ejemplos de EPIs de categoría III
  • Equipos de protección contra caídas en trabajos con altura.
  • Equipos de protección respiratoria en entornos laborales con líquidos o gases nocivos.
  • Equipos de protección en ambientes muy cálidos (igual o superior a 100º C) o muy fríos (igual o inferior a -50º C).
  • Equipos de protección frente a riesgos eléctricos o en trabajos con aislantes de alta tensión.

En los EPIS de categoría III, además de la categoría estipulada por el propio fabricante del equipo de protección individual, es necesario un control anual por parte de un laboratorio independiente designado por cada Estado Miembro de la Unión Europea para esta finalidad.

Un examen de garantía de calidad al que se ha de someter al correcto control de todos los EPI o del propio sistema de producción.

En este sentido, sea cual sea la categoría del equipo de protección individual, cada fabricante tiene la obligación de presentar de manera detallada la documentación técnica del producto con el cumplimiento de la ley, el visto bueno por parte de la propia empresa, así como la redacción de un folleto informativo que se entregará con cada EPI.

Pasados los tres procesos de verificación indicados, el fabricante debe incluir el marcado CE como muestra y cumplimiento de la garantía de calidad europea, así como un código del organismo notificado que realizó tal verificación, siempre que nos refiramos a equipos de protección individual de categoría III.

De esta manera, en cada uno de los EPI y en el propio embalaje de este, debe incluirse el CE XXXX. Siendo “XXXX” el número distintivo del propio organismo que ha notificado la garantía del producto en la fase de producción.

¿Necesitas ayuda para la elección de los equipos de protección individual más adecuados para tu entorno de trabajo? Consúltanos sin compromiso y nuestros expertos en protección laboral y prevención de riesgos estudiarán tu caso para darte la respuesta que más se ajuste a tus necesidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Descárgate nuestro catálogo

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web

Aceptar Leer más