Qué mascarilla necesitas: elige el equipo de protección respiratoria adecuado

Dentro de la amplia variedad de equipos de protección individual, uno de los más críticos e importantes son los equipos de protección respiratoria.

En el entorno laboral muchas veces los trabajadores se encuentran sometidos a atmósferas que contienen sustancias tóxicas, así pues es obligatorio protegerse en ambientes en donde exista contaminantes aerotransportados divididos en partículas, gases y vapores.

A su vez, las partículas pueden encontrarse en forma de polvos, nieblas o humos. Por tanto, el equipo de protección respiratoria es un EPI destinado fundamentalmente a proteger al trabajadordel riesgo de contraer una enfermedad profesional causada por respirar aire contaminado, o bien a suministrar aire respirable en atmósferas pobres en oxígeno.

Cómo elijo la protección respiratoria adecuada

◼  Lo primero a tener en cuenta, es el tipo de producto y/o materiales con los que vamos a trabajar. Es  muy importante identificar y cuantificar los contaminantes frente a los que hay que protegerse. Además será necesario comprobar si existe deficiencia de oxígeno y/o temperaturas extremas.

Así como también, debemos considerar el tipo de riesgo al que nos enfrentamos, porque  en función del riesgo utilizaremos un tipo de mascarilla distinto.

Dicho de otro modo, los EPIs deberán, a fin de que el operario trabaje lo más cómodo y seguro posible:

  • Ser adecuados a las condiciones existentes en el lugar de trabajo.
  • Tener en cuenta las condiciones anatómicas, fisiológicas y de salud del trabajador.

A modo de resumen, dependiendo del puesto a desempeñar podemos encontrarnos los siguientes tipos de equipos:

  • Mascarillas autofiltrantes para partículas
  • Máscaras con filtros  recambiables
  • Equipos de ventilación asistida: se filtra la contaminación que existe en la atmósfera y el usuario puede respirar con la ayuda motorizada. El producto impulsa el aire a través de un filtro y lo aproxima a la zona de respiración.

De esta forma, si el riesgo es alto será evidente la necesidad de contar con una persona que nos indique exactamente el tipo de equipo más adecuado a nuestras necesidades como indicamos a continuación.

◼ Para no poner en peligro la seguridad de los empleados, especialmente en casos de alto riesgo, debe ser un experto quién evalúe el puesto de trabajo y, además, la empresa debe tener una memoria de evaluación de riesgos laborales, o bien contar con un servicio de prevención ajeno, con el objetivo de dar soporte, para garantizar una adecuada protección en seguridad y salud laboral de los trabajadores.

Así que, ante cualquier duda, hay que solicitar para ese puesto concreto la evaluación de los riesgos existentes cada vez que pueda existir una nueva característica del producto a utilizar o bien si nos enfrentamos a nuevos entornos, etc.

Por tanto, la adaptación de los puestos de trabajo, es una de las tareas de prevención que debe abordar el servicio de prevención.

Posteriormente, el experto será quien realice una prescripción de las características o propiedades del equipo de protección respiratoria. Teniendo en cuenta, asimismo, tanto la información necesaria para determinar el modelo como el modo de uso.

Una vez identificados los contaminantes y sabiendo cómo pueden afectar al empleado, es vital que les informemos a través de algún curso de  formación ofrecido por la empresa, en el modo de empleo así como también explicarles las razones por las que deben utilizar estos equipos, indicando el  riesgo que implica el manejo inadecuado, con el objetivo de tomar precauciones. Adicionalmente, los fabricantes están también obligados a brindar instrucciones sobre  la utilización.

◼ Hay que prestar atención al marcado CE ya que de este modo se garantiza que el producto reúne todas las exigencias y cumple con los niveles de calidad, de acuerdo a normas europeas armonizadas. Dicho de otro modo, el uso de EPI´s no certificados, caducados o en mal estado equivale a no llevar ningún tipo de protección, es decir, a estar expuesto al riesgo.

Para resumir, ¡veamos los 3 pasos esenciales para ayudarnos a decidir qué equipo de protección utilizar! :

  1. Identificar el producto y/o material con el que vamos a estar en contacto en las diferentes áreas de la empresa.
  2. Ante cualquier tipo de duda, se debe solicitar asistencia a un profesional experto, solicitando la evaluación de riesgos para el puesto en particular, o bien contar con la ayuda de un servicio de prevención ajeno para poder cumplir con la legislación marcada en materia de prevención de riesgos laborales.
  3. En función del tipo de riesgo al que nos enfrentamos, dependiendo de la existencia de un mayor o menor riesgo, podremos disponer de una mayor flexibilidad a la hora de elegir equipos que proporcionen por ejemplo, una mayor comodidad. No obstante, el EPI siempre se debe adaptar al trabajador tras los ajustes necesarios.

Recuerda: La empresa tiene la obligación de elegir los equipos de protección individual, debiendo mantener en la empresa o centro de trabajo la información relativa a cada equipo. Así, las actividades de formación tienen que estar documentadas para que sean fácilmente entendibles y consultadas por todo el personal implicado. El uso incorrecto de los equipos puede  causar un accidente o enfermedad profesional. ¡No te la juegues y selecciona correctamente el equipo!

¿Quieres asegurarte de que la salud de tus trabajadores no corre ningún peligro?

¡Protégete contra los accidentes laborales!  ¡Cuenta con nuestros expertos desde hoy!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te puede interesar
Descárgate nuestro catálogo

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web

Aceptar Leer más